Seguidores

sábado, 23 de noviembre de 2013

Si alguien sabe de su existencia, por favor que me lo diga, quiero mudarme de planeta.

 Bueno, pues aquí estamos, en el mes de noviembre, un mes solo para la navidad...
¨Navidad¨... ya no suena como antes. Cuando era pequeña, esperaba con ansia la Navidad pero desde que era agosto, me ponía nerviosa pensando que podía haber unos pequeños diendecillos espiándome y persiguiéndome por todos lados para contarle a los Reyes Magos si estoy siendo buena o no. Realmente creía en ellos. Cuando me desaparecía un juguete, no lo buscaba, porque pensaba que habían sido los duendes los que se lo habían llevado y tras un tiempo me lo devolverían, pero no, en realidad era que lo había metido en un sitio y ya no me acordaba de él. El significado que yo tenía de la Navidad era totalmente distinto al que tengo ahora, antes me hacía ilusión ver las galletas mordidas, encima de la mesita del salón, con el vaso de leche a la mitad y el cubo de agua para los camellos medio vacío y todo el suelo encharcado, realmente pensaba que eran ellos los que me metían caramelos ¨sin azúcar¨ en las zapatillas de andar por casa, porque sabían que tengo diabetes, me hacía ilusión ver todos los regalos que pedía y ahora... ahora todo es distinto. Ya no hay galletas mordidas ni vasos de leche a la mitad, el cubo de los camellos ha pasado a ser el cubo de las pinzas de la ropa y los regalos... me siento hasta mal de pedir regalos por reyes porque sé el coste económico que supone, ya nada es igual.
La Navidad es una de esas fiestas que te hacen creer que es de una forma cuando eres pequeño y que realmente es muy distinta y te hacen trizas el corazoncito cuando con 10 años te enteras de que esos seres mágicos no existen. ¿Por qué? ¿Por qué no puede existir otro mundo donde todo esto es realidad? ¿Donde existen los duendes, las hadas, los renos voladores y donde hay tres señores que reparten regalos una vez al años? Si alguien sabe de su existencia, por favor que me lo diga, quiero mudarme de planeta.

jueves, 21 de noviembre de 2013

Somos gilipollas.

  Las personas somos auténticamente gilipollas ¿por qué? pues os explico.
Queremos que respeten nuestra opinión, nuestras creencias, nuestras ideas y nosotros somos los primeros que no respetamos a los demás, siempre nos creemos superiores, ya sea porque nos creemos más listos que tal, más ricos que cual, nos vestimos mejor que fulanito... pero no, somos personas, somos un animal más de la naturaleza, no tenemos derecho a creernos mejor que nadie, porque por mucho que pensemos que no todos somos iguales, todos tenemos un corazón, sangre que fluye por nuestras venas, tenemos nuestros errores y nuestras genialidades, por eso tenemos que aprender a respetar, a querer, a cuidar.

lunes, 11 de noviembre de 2013

Da igual...

Da igual si te gusta el blanco o negro.
Da igual si prefieres la carne a las verduras.
Da igual si sonríes o lloras.
Da igual si eres de ciencias o de letras.
Da igual si tu pelo es amarillo chillón o negro caoba.
Da igual si tu piel es blanca o de color.
Da igual si ere homosexual o heterosexual.
Da igual si tu nombre es bonito o feo.
Da igual si eres conocido o invisible.
Da igual si tienes todo el cuerpo agujereado o no.
Da igual si eres rico o pobre.
     .....
Hagas lo que hagas te mirarán mal, te criticarán y pisotearán, por eso solo sé tú.

domingo, 7 de julio de 2013

´Arte de pasar de todo`

   La gente suele esperar muchas cosas de los demás sin preguntarse si podrán con ello, simplemente se sientan a mirarte cómo actúas antes las situaciones, viendote sufrir o reír en el escenario que toca esa vez, limitándose a aplaudirte si lo haces bien o a abuchearte si por el lado contrario metes la pata hasta el fondo.
No todo en la vida puede salirte bien, como todos los seres,  se comenten errores y estoy segura que si hay otra vida, también los habrá y estarán esos hipócritas sentados en sus sillas listos para tirarte, a la más mínima sospecha de fracaso, esos insultos que por mucho que frotas quedan ahí impregnados.
Es muy bonito el ´arte de pasar de todo`, pero no es aplicable siempre.

miércoles, 30 de enero de 2013

martes, 29 de enero de 2013

¡BOOM!

Siempre podemos elegir, pero normalmente toman las decisiones por nosotros.
Nos mandan mensajes subliminales, cargados de bombas llenas de dinamita y que de un momento a otro pueden explotar, y no lleva un reloj para avisarnos del impacto, sino que estalla directamente en la cara, manchándonos con su mierda y pringosidad.
Sómos débiles en su mayoría, estámos formados por un 99% de estupidez y un 1% de personalidad.
Así soy yo, así somos todos. 

lunes, 21 de enero de 2013

-Tu cabeza está dividida, parte hace caso al bombeador de sangre, la otra, a la parte racional.

En numerosas ocasiones nos sentimos débiles,  sin fuerzas. Nuestras piernas comienzan a temblar, el estómago se contrae sobre sí mismo, como una bola de plástico que está siendo consumida por el fuego, la cabeza no para de darle vueltas al tema causante de nuestro estado y el corazón bombea cada vez con más fuerza.
En estas ocasiones tu propio cerebro se rebela contra ti y te lleva la contraria, le dices que deje de dar vueltas, pero él sigue insistiendo una y otra vez, sin darle importancia a tus pensamientos racionales, hasta que queda dividido. Una parte, hace caso al bombeador de sangre, la otra está de acuerdo y se pone de tu bando.
La gente normal lo llama amor, yo lo llamo debilidad hacia una persona especial.